Cuanto tiempo se tarda en aprobar una oposición TIC

Tabla de Contenidos
Con este post iniciamos una serie dedicada a tratar algunas estadísticas de interés sobre las oposiciones TIC: titulación de los aprobados, tiempo que se tarda en aprobar la oposición, situación laboral de los que preparan la oposición, dedicación semanal al estudio de los opositores, etc. Para ello, nos basaremos en la información extraída de los estudios realizados anualmente por el grupo de preparación colaborativo Preparatic, para los años 2008 y 2009, y de los trabajos realizados por Manuel Bagues, profesor asociado de la universidad Carlos III de Madrid, que ha realizado diversos estudios sobre el funcionamiento de las Oposiciones en España con el objetivo de detectar las deficiencias y evaluar la idoneidad de los sistemas de selección aplicados.

Estos datos de partida tratan exclusivamente el Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones de la Administración General del Estado, aunque pensamos que son extrapolables a la práctica totalidad de oposiciones TIC que se convocan en nuestro país (de hecho, lo habitual es presentarse a varias oposiciones a la vez). Si disponéis de información sobre otros cuerpos u oposiciones, o ya habeis aprobado alguna oposición (es habitual "reincidir" para ascender dentro de la administración) os agradecería enormemente que me la hagais llegar al correo info@oposicionestic.es o temariotic@gmail.com. Son datos relevantes el número de intentos, la dedicación semanal al estudio, la titulación académica, si se estudió con plena dedicación o compatibilizando con un puesto de trabajo, etc.

En esta primera entrada veremos el tiempo que se tarda en aprobar una oposición TIC.

Esta es una pregunta recurrente en los foros de Informática, independientemente de que su temática sea TIC: ¿Cuanto tiempo se tarda en aprobar esta oposición?. Lamentablemente, no existen fórmulas mágicas. De hecho, la constancia y la persistencia no te garantiza que vayas a aprobar la oposición. Ni la suerte, ni la capacidad memorística, ni una moral de hierro, etc. El éxito en las oposiciones requiere de una combinación de todos estos factores.

Antes de ver cifras y estadísticas, voy a contar mi experiencia personal, que al ser subjetiva me permite explicar mejor las motivaciones y los procesos mentales que un opositor (yo) va experimentando.

Este primer post está dedicado a contar mi experiencia personal: el tiempo que tardé en aprobar una oposición TIC, el grado de dedicación, mis estrategias de estudio.

Yo aprobé la oposición al cuerpo de gestión de Sistemas e Informática de la Administración General del Estado en el primer intento (en el año 2003). Ese mismo año aprobé también el primer exámen del cuerpo de técnicos auxiliares de Informática de la Administración General del Estado. Tuve que abandonar la oposición del grupo C1 por coincidir el segundo exámen con el segundo exámen de la oposición del grupo A2. En otro post ahondaré sobre esta situación (más común de lo que pueda parecer, cuando uno se presenta a varias oposiciones a la vez), y sobre mis motivaciones para optar por una u otra oposición (factores que son totalmente subjetivos y que dependen de las circunstancias personales de cada cual). Este mismo año, 2004, me presente al primer exámen del cuerpo superior de sistemas de la Administración General del Estado, no pasando el corte, y a los grupos A1 y A2 de la Junta de Andalucía, aprobando en cada caso los dos exámenes de los que constaba la fase de oposición, pero sin conseguir plaza al ser el proceso selectivo un concurso-oposición.

El balance de este primer año fué, por tanto, una oposición de grupo A2 (antiguo B) aprobada, y todos los exámenes hechos del resto de oposiciones (A1 y A2 de la Junta de Andalucía, C1 de la A.G.E.) aprobados salvo uno, el test del cuerpo superior de sistemas de la Administración General del Estado. Ese año fue este exámen el primero de todos, a principio del verano, y modificar mi calendario de preparación para preparar todo el temario me hubiera supuesto una gran presión. Entre que tomé la decisión de empezar a opositar (allá por Octubre del 2002) hasta que aprobé la primera oposición (Diciembre de 2003, último exámen del grupo A2 del estado) transcurrieron 14 meses. Durante este tiempo mi grado de dedicación no fue uniforme en absoluto, pues tuve diversos picos relacionados con mi vida personal:
  • Cambié de trabajo, y de ciudad de residencia (con el gasto de energía y de esfuerzo que implica empezar en un nuevo trabajo, y adaptarse a una nueva ciudad).
  • Me casé (aunque ya vivía con mi pareja)
  • A lo largo del año, tuve varios picos de trabajo que me obligaron a viajar o a trabajar hasta tarde (con el consiguiente perjuicio sobre el tiempo de estudio).
La única cosa que no cambiaba durante todo este tiempo era que la ilusión por aprobar la oposición estaba siempre presente: siempre tenía ganas de estudiar, la oposición no se me iba nunca de la cabeza y cualquier momento era bueno para leerme algún tema: el viaje en tren, un trayecto en autobús, la visita al excusado :) , etc. Si pasaba más de una semana sin poder estudiar nada (y semanas de estas había muchas) casi me sentía culpable. Creo que algo muy importante que me ayudaba a mantener esta ilusión era que no me lo estaba jugando todo a una carta, y que no tenía la sensación de sacrificar nada por la oposición. Tenía un puesto de trabajo, mi vida personal continuaba (me había casado, salía todos los sabados a cenar, al cine o donde encartase, si tenía que hacer alguna escapada de fin de semana la hacía, etc.).

Cada persona es diferente, y lo que a mí me funcionó no tiene por que funcionarle al resto, pero de verdad creo (y esto lo veo confirmado por amistades que han estado preparando otras oposiciones) que no tener la impresión de que tu vida se detiene por la oposición ayuda a liberar presión, y hace que no se pierda la ilusión (para mí, si la oposición se convierte en un castigo y no en una ilusión es el inicio del proceso de acabar abandonándola).

Algunos, irónicamente, pensarán ¿Cómo se consigue este prodigio de opositar, con un mínimo de dedicación razonable, trabajar, salir, ir al cine, atender a tu pareja, las tareas comunes de una casa, etc? Creo que hay que tener dos cosas claras:
  • Hay que aprender a gestionar eficazmente tu tiempo, que es tu recurso más limitado. Un elemento que a mi me funciona bien es crear rutinas. Las ventajas de las rutinas es que se llegan a automatizar, teniendose muy claro qué hacer en cada momento. Las rutinas también nos ayudan a eliminar tiempos muertos (dos grandes ladrones improductivos de tiempo son la televisión y navegar por Internet sin rumbo fijo). Por ejemplo, si entre semana sales de trabajar a las 19 horas, y llegas a casa a las 20 horas, una buena rutina sería hacer 20 minutos de footing , una duchita de 10 minutos, una cena ligera, y en vez de ver la tele ponerte a estudiar hasta la hora de ir a la cama (23 horas). Ahí tienes dos horas de estudio diarias. Todo esto cambia cuando tus cargas familiares se ven exponencialmente incrementadas con la llegada de hijos. Ahí necesitarás una gran ayuda y apoyo de tu pareja, y el esfuerzo y sacrificio necesarios por parte de ambos evidentemente será mucho mayor (aunque ya veremos cuando repasemos las cifras y estadísticas que no es imposible, pues si alguien sabe de gestionar el tiempo son los que tienen hijos).
La creación de una rutina es un gran aliado del opositor, en tanto en cuanto le ayuda a gestionar más eficazmente su tiempo.
  • La "forma del opositor" no es homogénea, sino que como cualquier otra cualidad física o mental de una persona atraviesa por picos. No tiene sentido estudiar 9 horas diarias durante 12 meses. Lo único que conseguirás es llegar totalmente desfondado a la época de exámenes, que es uno de los momentos clave en los que hay que dar el "do de pecho". Por tanto, es conveniente preparar un calendario de trabajo que permita llegar en plena forma a la fase de exámenes. Yo intentaba estudiar un par de horas diarias las semanas que el resto de mis obligaciones me lo permitían cuando los exámenes no estaban a la vista, y los domingos intentaba sacar al menos cuatro horas. Había semanas que no hacía nada. Intentaba siempre llegar lo suficientemente fresco a la época de exámenes, para poder hacer un esfuerzo de repaso, de tal forma que en los dos últimos meses antes del exámen me diera tiempo a dar al menos un repaso general del temario y a hacer simulacros de forma intensiva. Este fue el motivo principal por el que no conseguí pasar el corte del primer ejercicio del grupo A1 de la A.G.E ese año: empecé a estudiar en Octubre, entre medias cambié de trabajo, de ciudad y de estado civil, y llegar suficientemente preparado al primer exámen antes del verano me hubiera supuesto un gran trastoque de planes.

Una vez con la plaza del A2 en la mano tomé la decisión de seguir opositando. Los motivos fueron varios (entraré en más detalle en otras entradas), pero el principal era aprovechar todo el trabajo realizado previamente para dar el salto del grupo A2 al grupo A1, y a poder ser, entrar en la Administración de la comunidad autónoma en la que quería fijar mi residencia (Andalucía), en la que pese a haber aprobado todos los exámenes no había conseguido plaza al ser un concurso-oposición y no tener suficientes puntos para la fase de concurso. Una vez dentro de la administración, sobretodo si tienes un puesto que no está ligado a la realización de tardes, resulta mucho más fácil seguir estudiando: puedes alterar tu rutina diaria teniendo en cuenta que tu horario de trabajo finaliza sobre las 15 horas, y no tienes porque ocultar que estás preparando oposiciones, pudiendo incluso solicitar días de asuntos propios (moscosos) para estudiar. En este segundo intento conseguí finalmente una plaza en el grupo A1 de la Junta de Andalucía, y conseguí también aprobar el primer exámen del grupo A1 de la A.G.E (no presentándome al segundo por coincidirme con el segundo exámen del grupo A1 de la Junta de Andalucía). Teniendo en cuenta que este proceso selectivo también era un concurso/oposición, tuve que modificar mi rutina de trabajo para conseguir el máximo de puntos de concurso posibles (realización de cursos, asistencia a jornadas, etc.).

En conclusión: yo tardé un año en aprobar las oposiciones del cuerpo A2 de la A.G.E, y dos años en conseguir plaza en las oposiciones de los cuerpos A1 y A2 de la Junta de Andalucía. Pero he de reconocer que tuve muchísima suerte, y que nunca me abandonó la ilusión (con una mente positiva todo es mucho más fácil). Si no hubiera conseguido aprobar a la segunda las oposiciones del grupo A1, lo hubiera seguido intentando casi con toda probabilidad, tanto en la Junta de Andalucía como en el estado. ¿Qué hubiera pasado si no hubiera conseguido aprobar? Creo que lo hubiera seguido intentando. Ahora bien, esto es fácil de decir cuando no has tenido un momento de debilidad. En esta situación no sé que hubiera podido pasar (conozco mucha gente que al cabo de varios años, después de no tener suerte lo ha acabado dejando, y esto es algo totalmente entendible pues el sacrificio de opositar es enorme).

En el siguiente post seremos algo menos subjetivos y veremos algunas cifras sobre los aprobados de los últimos años, y la "experiencia" (entendiendo como tal el número de intentos) de los opositores a los cuerpos TIC.

10 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo y el blog. Gracias por el tiempo invertido en ilustrarnos a los novatos en esto de las oposiciones TIC.

    Ana.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante macho el post, de lo mejorcito ke he leido. Hay muchas web con información, temarios, test y demas movidas pero kreo a los ke estamos valorando el presentarnos una oposición nos interesa y nos aporta muchisimo una opinion de 1ª mano como la tuya. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. En mi pagina Web podéis ver un simulador que da idea del tiempo que se tarda en dominar un programa y colocarse en posicion de poder aprobar:

    http://metodoprofesional.blogspot.com

    En cuanto a esta frase:

    la constancia y la persistencia no te garantiza que vayas a aprobar la oposición. Ni la suerte, ni la capacidad memorística, ni una moral de hierro, etc. El éxito en las oposiciones requiere de una combinación de todos estos factores.

    estoy de acuerdo solo en parte. Fundamentalmente, con algunas excepciones, una oposicion no es una prueba de inteligencia, ni de memoria, sino de esfuerzo memoristico. Cuando el examen es solo de test, es posible garantizar practicamente al 100% el aprobado utilizando la tecnica adecuada al caso.

    Opositar es como andar por la nieve, con raquetas andas mas kilometros y te cansas menos. La tecnica lo es todo.

    En el caso del examen escrito, tambien es posible garantizarse casi absolutamente el aprobar.

    Solo en el examen oral el margen de certeza es inferior, porque no se valora solo es esfuerzo memoristico, pero en lineas generales tambien es posible estar en el pañuelo del que se sacan los que aprueban.

    Para ello hay que ser un pata negra, segun la regla que dice, que no todos los que aprueban son pata negra, pero casi todos los que aprueban estan entre los pata negra.

    Bien visto lo del tema de las rutinas. Es una parte importante de la preparacion, pero no decisiva. Por mucho que todos los dias haga las mismas cosas y aproveche el tiempo muy bien antes de salir, si no tengo raquetas, me hundire en la nieve hasta la cintura.

    Si que es cierto que alguien con unas buenas raquetas puede ser perjudicado gravemente por no saber crear rutinas, pero son dos herramientas que juegan en planos diferentes.

    Precisamente por eso hay que intentar establecer una rutina en los horarios de estudio y no alterarla quitando o sumando horas a no haber causas muy fundadas.

    El problema vuelve a ser de tecnica, con la tecnica correcta un opositor mide cuanto da de si, y luego lo da normalmente porque el concepto horas de estudio desaparace. Sin esa tecnica los altibajos es mas que probable que aparezcan.

    Para entenderlo mejor, esto es como una carrera de maraton que se va a correr por gente que no viene del 10.000 sino de los 100 lisos que es el colegio o los 400 vallas que es la universidad y cada valla es un parcial.

    El corredor de maraton es el mas regular de todo y aunque son 40 kilometros, a no verse obligado por ganar medalla, suele ir al mismo ritmo porque es asi como se consigue lo mejor.

    En fin unas pinceladas para que veais otras perspectivas.


    Saludos. CArlos VAliña.

    ResponderEliminar
  4. Carlos, en primer lugar muchas gracias por entrar en nuestro blog, y por aportar tu visión del mundo de las oposiciones. Me gustaría hacer una serie de observaciones a tu comentario, no con ánimo de polemizar, ni muchísimo menos, sino con la idea de que diversos puntos de vista diferentes enriquecerán la base de información de los lectores, que en última instancia son los que tienen que decidir a la hora de preparar una oposición qué punto de vista se adapta mejor a su forma de ser o sus circunstancias.

    "En mi pagina Web podéis ver un simulador que da idea del tiempo que se tarda en dominar un programa y colocarse en posicion de poder aprobar"

    En concreto, se puede acceder al simulador a través de otro blog distinto, http://examen-oposicion.blogspot.com/

    De hecho, accediendo al simulador, ya veo un error de concepto fundamental de partida. El simulador pide, como datos de entrada, el número de folios del que consta el temario, y el número de líneas por folio del mismo. Cualquiera que se haya presentado a una oposición TIC alguna vez, puede contestarte que eso no es posible. Quizás en oposiciones generalistas como Secretarios Judiciales, Gestión Administrativa, Auxiliares Administrativos o Funcionarios de Prisiones sea posible, porque el contenido del temario no deja de ser, en su mayor parte, público, conocido, y de acceso gratuito (las leyes europeas, estatales, autonómicas, reglamentos, etc.). El temario técnico de una oposición TIC es "inabordable". Pueden preguntar todo, y todo está cambiando continuamente. Si Windows 7 lo publican mañana, pueden caerte preguntas de Windows 7. Si no lo publican, también, pues ya hay demos funcionando por ahí.
    Sigue en otro comentario

    ResponderEliminar

  5. En cuanto a esta frase:
    la constancia y la persistencia no te garantiza que vayas a aprobar la oposición. Ni la suerte, ni la capacidad memorística, ni una moral de hierro, etc. El éxito en las oposiciones requiere de una combinación de todos estos factores.
    estoy de acuerdo solo en parte. Fundamentalmente, con algunas excepciones, una oposicion no es una prueba de inteligencia, ni de memoria, sino de esfuerzo memoristico. Cuando el examen es solo de test, es posible garantizar practicamente al 100% el aprobado utilizando la tecnica adecuada al caso.


    No discuto que tu método ayude sin dudar en la preparación, y mas si cabe si el opositor está trabajando (como suele ser el caso de la mayor parte de los técnicos TIC, con independencia de su nivel de estudios). Es más, habiendo echado un vistazo a tus blogs, veo muy acertado algunos intentos de sistematización (por ejemplo los de categorizar las preguntas de test en positivas, negativas, etc.) No obstante, de ahí a garantizar al 100% el aprobado me recuerda esto a libros del tipo "Hagase millonario en 90 días". Eso no te lo puede garantizar nadie, ni para el test. Existen factores como que el temario sea inabordable (entra toda la informática, pasada, presente y futura) y la existencia de notas de corte (el tribunal quiere que pasen el test X opositores por plaza) que a mi me hacen sostener que siempre existe un grado de incertidumbre (por no hablar de factores subjetivos como que tengas un bebé y la noche de antes del exámen tenga dolor de dientes y no te deje dormir)

    "Opositar es como andar por la nieve, con raquetas andas mas kilometros y te cansas menos. La tecnica lo es todo.

    Como dije antes, siempre es mejor tener método y técnica que no tenerlo.


    En el caso del examen escrito, tambien es posible garantizarse casi absolutamente el aprobar.


    Yo no lo garantizaría....será que tengo mentalidad conservadora de funcionario


    Solo en el examen oral el margen de certeza es inferior, porque no se valora solo es esfuerzo memoristico, pero en lineas generales tambien es posible estar en el pañuelo del que se sacan los que aprueban.


    Si dentro del concepto de técnica está también la realización de simulacros con reloj en condiciones similares a las del exámen, la posiblidad de realizar defensas orales con compañeros que te ayuden en la preparación, el hecho de asistir de oyente a defensas de otras oposiciones, para ver cómo se comporta el tribunal, la reacción que éste tiene en función de la apariencia, maneras, estilo del opositor, etc. estoy de acuerdo. Al final, siempre existen distintas formas de llegar al mismo destino.

    Muchas gracias por tu aporte, pues seguro enriquecerá a más de un lector de este blog (y a mi mismo, que a partir de ahora tendré en cuenta los contenidos de tu blog, de los que seguramente extraiga más de un artículo). Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola oposicionestic.

    Gracias por tus bonitas palabras hacia mi trabajo y por tus puntualizaciones. Mi problema es que no doy abasto, pero he visto que aqui habia cosas interesantes para aportar revisando tareas pendientes y vamos al tema.

    En mi juzgado una opositora saco 99 pregunta de 100, la otra la dudaba pero no la contesto por verguenza, por si pensaban que habia hecho trampa. Otra de otra oposicion saco 97 de 100 y otra saco las tres Gestion, Tramitacion y Auxilio.

    Bien la opositora que saco 97 me dijo que habia las preguntas que todo el mundo se sabe y las 10 que deciden. Ella se aprendio los temas habituales y despues amplio por leyes, pero no trozos como hacen otros, sino las leyes basicas completas y llego a 97.

    Desde el punto de vista de la capacidad humana maxima de controlar materia, tenemos que un oposicion de notarias, se viene a saber unos 4000 folios largos de memoria.

    Aplicado a vuestro mundo esto significa que en 4000 folios entra realmente mucha materia. Yo creo que si uno de vosotros se aprende 4000 folios de cosas relativas a su disciplina, es posible que al ser una rama muy amplia no acierte 100, 99 o 97, pero que queda de los cinco primeros es mas que seguro, por la sencilla razon de que los otros opositores iran con menos folios.

    Por eso en el examen de test, objetivo puro, sin objetividades de clase alguna uno puede autocertificar el aprobado.

    Para ello toma su temario y el examen del año anterior, comprueba cuantas preguntas habria acertado con el, y cuantas saco el ultimo temario, si su temario es corto, le mete añadidos importantes, y llega un momento en que en su temario figuran un 10,15 o 20% mas de respuestas que las que tuvo aquel ultimo aprobado.

    Ya tiene hecho lo dificil asegurarse que su rifle funciona. Lo demas, o sea estudiarselo es mecanico, como plantar una bellota, le das tiempo y cuidados razonable y se hace arbol.

    Por eso yo no creo que el simulador este equivocado en tanto en cuanto que todo salvo los problemas matematicos, fisicos, quimicos (y aun en este campo con matices) es reconducible a un volumen de materia aprendida.

    En el caso del examen escrito el razonamiento es similar: En un examen escrito hay un maximo de materia que se puede escribir. Ese maximo esta en funcion de dos variables, velocidad de escritura, basicamente similar y calidad de lo sabido. Quien domina un temario a fondo, puede elegir los temas mas dificiles si hay sorteo de temas, y ademas al escribir mas deprisa termina por meter un 20% mas de informacion. Normalmente con un 20% de materia mas que los competidores debes pasar, si no a la primera en cuanto vayas unas cuantas veces.

    En efecto dentro del concepto de tecnica esta el controlar esos aspectos que tu cuentas, pero esos aspectos forman parte de la tecnica de combate, es decir de como tu ante el Tribunal potencias tus opcines, cuidas tu presentacion y lo haces mejor, y mas brillante.

    Pero eso puede ser insuficiente si no has estudiado bien. La tecnica fundamental no es tanto esa, cuanto la del aprendizaje de la materia, lo que podriamos equiparar a los fundamentos del baloncesto.

    Desde una materia aprendida a machamartillo, conseguimos un opositor sano que renta el tiempo estudiado al maximo y como sufre lo minimo, saca mas horas que los competidores.

    Esos son los cimientos y sobre estos se construye.

    Ciertamente hay oposiciones donde la inteligencia tambien cuenta, problemas, casos practicos, dictamenes juridicos, etc, pero por lo general, un aprendizaje muy intenso, una inteligencia normal y una preparacion especifico de este tipo de pruebas suelen ser suficientes a no requerirse cualidades especiales: idioma dominado, alta matematica, etc.

    Pues nada ahi quedan mis aportaciones, agradecerte de corazon tus comentarios y me apunto el enlace para volver de cuando en cuando.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  7. El tema me parece muy interesante, y cuando logre sacar tiempo (todos estamos igual de liados ;) ) dedicará alguna entrada específica a estos temas. No obstante, solo recalcar que no creo que se pueda certificar nada a ciencia cierta, en una actividad que requiere tal cantidad de sacrificio como preparar una oposición, y en la que te lo juegas todo a una carta el día del exámen. He orientado a gente que iba estupendamente preparada al dia del exámen, pero que simplemente tuvo un mal día. Y al revés: gente que no iban tan bien preparada tuvo ese pelín de suerte el día del exámen, o tenía una reserva extra de energía que le ayudó a dar el máximo de sí durante la preparación de la prueba. Afortunadamente, a superar los nervios del exámen también se puede una "entrenar", acudiendo a tantos exámenes como te sea posible.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante artículo. Las oposiciones para el empleo público son la mejor manera de encontrar solución a la crisis económica y al desempleo reinante. Estudiar y conseguir una de las tantas plazas que se reparten anualmente implica estar en posesión de un trabajo con numerosos beneficios sociales además de una muy buena remuneración económica.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno.
    En mi caso fueron algo más de 3 añitos. Los últimos 8 meses los pasé sin trabajar y creo que eso me ayudó bastante.
    A decir verdad, tal y como está el percal a día de hoy, me parece un reto casi imposible estudiar y trabajar (con un horario partido estandar) al mismo tiempo.

    Detalles aquí
    http://porfinsoyfuncionario.blogspot.com/2011_03_01_archive.html

    ResponderEliminar
  10. Gracias por todos vuestros consejos. Os pido un consejo más: qué temarios aconsejáis: el de CEF, el de haztefuncioanrio u otro que conocéis.

    ResponderEliminar